Hemos preparado café, pasen y pónganse cómodos

Haciendo una prueba de quienes somos...

lunes, 4 de enero de 2016

Fin del mundo: ¿2012 o 2036?

2012

EL FIN DEL MUNDO EN 2012: COMO SE FABRICA UNA GRAN MENTIRA


Por Judith De Jorge

Madrid, 26-11-09

Escena de la película «2012»

¿Cómo consigue una mentira absolutamente increíble expandirse como la pólvora y convencer a miles de personas en todo el mundo a pesar de que no cumple ni una sola verdad científica? Desde hace unos meses, el absurdo bulo de que el mundo se acaba en 2012 por un cataclismo cósmico circula sin control por internet en webs de contenido pseudocientífico. Ninguno de sus planteamientos tiene sentido -echa al traste leyes universales e incluso se saca de la chistera, sin ningún rubor, un misterioso planeta oculto-, pero como no faltan crédulos dispuestos a confiar en el primer planteamiento absurdo que se les proponga, el movimiento pro Armagedón se ha convertido en una gran bola de nieve. Esa locura colectiva ha llegado a las puertas de la NASA. Como adelantó ABC.es hace unos días, uno de los especialistas de la agencia espacial, el astrobiólogo David Morrison, un experto de renombre mundial en el sistema solar, ha tenido que salir a escena para aclarar que, aunque el mundo tiene muchas tristes razones para irse a pique, no hay ninguna señal de que ocurrirá precisamente en esa fecha, y mucho menos por un choque planetario o algo semejante. El especialista expone sus razones, perfectamente argumentadas, en una web muy recomendable. Entonces, ¿qué intereses ocultos hay detrás del engaño? ¿Y cómo se ha montado esta especie de marketing viral? ¿No echan de menos que no haya mencionado hasta el momento la recién estrenada superproducción de Hollywood «2012»? Por supuesto. Aquí está una de las claves del asunto. Pero empecemos por el principio:

Según cuenta Morrison en su artículo, el origen de la extraña predicción de que la Tierra estallará en diciembre de 2012 se sitúa en los libros de ciencia ficción sobre la civilización mesopotámica del escritor Zecharia Sitchin (The Twelfth Planet, 1976). Sus historias hablan de Nibiru, un planeta supuestamente descubierto por los sumerios que orbita alrededor del Sol cada 3.600 años. A raíz de esta fantasía, una mentalista aseguró en su día en su web Zetatalk que los habitantes de un planeta que gira alrededor de la estrella Zeta Reticuli la habían advertido de que el Planeta X o Nibiru iba a chocar contra nosotros en 2003. Como obviamente no sucedió nada, la hecatombe fue trasladada a diciembre de 2012. Mucho más tiempo para vivir del cuento. Curiosamente, no ha sido hasta hace poco que estas fábulas se han relacionado con el hecho de que el calendario maya finalice en el sosticio de invierno dentro de tres años.

La superstición ha calado hondo. Morrison ha recibido alrededor de un millar de mails y cartas de personas que de verdad se creen que existe Nibiru y que entraña peligro para la Tierra. Hasta le llegan a preguntar por qué los gobiernos y la NASA tratan de esconder al público esta amenaza. Para los científicos, la historia no tiene ni pies ni cabeza. Para empezar, ningún satélite ni sonda de observación ha dado nunca con ningún Nibiru y aunque las autoridades quisieran ocultarlo, hay miles de organizaciones astronómicas y aficionados en todo el mundo que antes preferirían quemar sus telescopios y gritar que la Tierra es el centro del Universo a callarse tremendo descubrimiento. Sería imposible. «Un planeta así en nuestro sistema solar habría sido conocido desde hace mucho tiempo, por observación directa por infrarrojos o por las perturbaciones gravitacionales en otros objetos», explica el científico.

El astrobiólogo asegura que la gran mayoría de las fotos y vídeos colgados en internet del dichoso Nibiru cerca del Sol, aparentemente respaldando la idea de que el planeta ha estado oculto por el Astro rey durante muchos años, se tratan en realidad de «falsas imágenes del Sol causadas por reflejos internos de las lentes, llamadas a menudo llamaradas de la lente». Según señala, el efecto aparece aún más claro en los vídeos y es el mismo que se observa en fotografías de supuestos ovnis tomadas de noche con una luz muy fuerte.

Supervivencia de la Humanidad

Ahora hablemos de negocios. El rumor del fin del mundo en 2012 ha venido muy bien a una serie de aprovechados. Actualmente hay 400 libros que hablan sobre el tema en Amazon (vamos a suponer que algunos títulos quieren desenmascarar a los timadores) y las webs sobre el asunto se han multiplicado como setas. La más flagrante, según denuncia Morrison, ha sido una falsa web de ciencia lanzada por los promotores del filme «2012». El sitio, un montaje publicitario, aseguraba haber sido creado por una ficticia Institución para la Continuidad Humana, dedicada a la investigación científica con una única misión: la supervivencia de la Humanidad. El contenido se las trae: asegura que el Instituto fue fundado en 1978 por líderes internacionales de gobiernos, la esfera económica y la ciencia. Llegan a decir que en 2004 los científicos confirmaron la existencia, con un 94% de probabilidades, de que el mundo sería destruido en 2012. Es cierto que lleva la firma de Sony Pictures, pero qué apostamos a que más de uno se lo ha tragado.

Esta técnica de marketing viral, llamada así porque se expande como los virus informáticos, no es inocente. Busca resultados económicos bajo una mentira, pero sus efectos no son sólo hacernos quedar como tontos, sino que confunden a muchas personas y pueden generar temores innecesarios. Hace unas semanas, una compañía telefónica utilizaba una técnica parecida, muy controvertida por sus implicaciones éticas, para darse a conocer. Y bien que lo consiguió. Difundió el bulo de que un meteorito había caído en Letonia. Por unas horas, todos lo creímos, los medios de comunicación los primeros, e incluso se movilizaron bomberos, policía y científicos hasta el lugar de los hechos. Pero eso no es lo peor que puede pasarnos. Si tuviera un familiar viviendo cerca del lugar del impacto, ¿no se sentiría preocupado?


¿LLEGARÁ EL FIN DEL MUNDO EL 21-XII-2012?

Elmundo.es

Por Javier Sierra y Jorge Barreno

1-11-2009

Cataclismos, inundaciones, caos... Los mayas lo predijeron con su «rueda de tiempo». Informes científicos apuntan a que esta teoría no sería tan descabellada

Nuestro planeta lleva millones de años ensayando su propio Apocalipsis. La desaparición de los dinosaurios, las eras glaciales, el estallido de supervolcanes en el pasado remoto o la deriva de los polos forman parte de esos tanteos. Y ahora, si damos crédito a los más agoreros, su siguiente intentona está a punto de llegar. Quizá en 2012. Aunque en los próximos días el tema será objeto de debate público gracias al inminente estreno de 2012 -otra película catastrofista del director de Independence Day y El día de mañana-, este asunto lleva larvándose desde lejos. Algunos creen que su último giro de tuerca se produjo hace cinco años en el océano Índico, 24 horas después de la Navidad de 2004, cuando un tsunami segó la vida de más de 280.000 personas de 12 naciones ribereñas.

Ya entonces los sismólogos reconocieron su perplejidad ante el fenómeno: aquella zona no era potencialmente peligrosa; ni siquiera habían instalado sistemas de alerta temprana que pudieran haberlos avisado. Pero ahora nuevas sospechas apuntan a un actor fundamental del desastre que nadie tuvo en cuenta: el Sol. «Eso sólo fue el principio», dice Lawrence Joseph, presidente de la Aerospace Consulting Corporation y autor de Apocalipsis 2012. Joseph es un profeta atípico. Tiene currículo científico, su compañía trabaja desde hace años en un horno supercalórico que reducirá a cenizas residuos tóxicos y radiactivos, y sus vecinos de polígono en Nuevo México son militares enfrascados en proyectos de seguridad nacional. Fue en ese ambiente donde oyó hablar por primera vez del Sol como responsable de la catástrofe del Índico.


La existencia de olas de proporciones gigantescas que se propagan sobre la superficie del Sol ha sido confirmada por las observaciones del observatorio solar STEREO de la Nasa. Este vídeo muestra una reconstitución del fenómeno. (Créditos: NASA/Walt Feimer, GSFC Conceptual Image Lab) Para saber mas leer Alerta tsunamis en el Sol, en Sciences et Avenir.com.

Llevado por la curiosidad, se puso a investigar y se dio cuenta de algo extraño: en esos días «el Sol se veía como si hubiera comido mayonesa en mal estado», cuenta. «Estaba plagado de manchas solares, tormentas magnéticas más grandes que la Tierra, que pueden desencadenar tanta energía como 1.000 millones de bombas de hidrógeno».

¿Pudo esa fuerza cósmica desencadenar los maremotos de 2004? Joseph terminó por aceptarlo y ahora especula sobre qué podría ocurrirnos si el Sol entrara en una ebullición masiva. En los próximos años, tal vez en 2012, «un aumento de apenas el 0,5% de la potencia del Sol bastaría para freír el sistema de satélites del que dependen las comunicaciones militares, la seguridad militar y la banca». Incluso sugiere que pueda producirse «un calentamiento global descontrolado y el consiguiente aumento de los niveles del mar y las inundaciones, así como un enorme incremento de tormentas e incluso holocaustos sísmicos y volcánicos». Un caos a lo Roland Emmerich, vaya.

Más llamativo aún resulta que hace dos milenios los mayas-quichés anunciaran un «fin de ciclo» para esa misma fecha. Y que los aztecas les siguieran la corriente. Ambos pueblos miraron al Astro Rey con recelo, llegando a sacrificarle víctimas humanas con la esperanza de aplacar su furia. De hecho, su historia está dividida en soles, periodos en los que la civilización muere y renace una y otra vez. Por eso, y para predecir esos soles, desarrollaron una compleja orfebrería del tiempo.

Complejidad Matemática

Usando sus complejas matemáticas -conocían el cero y su sistema numérico era vigesimal-, los mayas inventaron el calendario más preciso de la América precolombina. Midieron el año en 365 días y hasta diseñaron otros, como el tzolkin, de 260 días. De ellos, sin embargo, el que interesa es el llamado de la cuenta larga. Se trata de una rueda de tiempo que arrancó el 11 agosto de 3114 a. C. y que terminará -o más bien, volverá a comenzar- el próximo 21 de diciembre de 2012. Ese día, afirman, el cuarto sol llegará a su fin. Curiosamente, nadie sabe qué significa que el cuarto sol se acabe, pero el binomio astro rey-profecía maya ha calado en nuestra psique colectiva más de lo que imaginábamos.

Parte de la culpa la tiene José Argüelles, historiador doctorado en Chicago, quien ha mezclado sus conocimientos mayas con conceptos new age y que predica desde hace años que la Tierra está entrando en una «nueva fase vibratoria» que transformará nuestra civilización para 2012. La popularidad de sus ideas hace que cerca de un millón de curiosos se reúnan cada equinoccio en los recintos arqueológicos mexicanos de Chichén Itzá y Teotihuacán con la idea de prepararse para la llegada del año en el que el calendario maya se pondrá a cero.

Visto desde afuera, da la impresión de que la efeméride 2012 ha tomado el relevo a los terrores milenaristas de 1999. Como entonces, los libros con el fatídico guarismo ya superan el centenar. Dan Brown ha incluido un par de reflexiones al respecto en su último best seller y Hollywood lo convierte desde esta semana en tema de tertulia, merced a su poderosa máquina publicitaria.

Un cuento inspirado

Hasta yo mismo, sin pretenderlo, he sufrido los efectos de esta ola. Cuando hace unos meses publiqué en Estados Unidos un cuento inspirado en el calendario maya, dentro de una antología dirigida por el superventas Clive Cussler, recibí la llamada de un productor interesado en evaluarlo para la gran pantalla. «Sabemos que el tema venderá», dijo. Y ha acertado. Pero, ¿tenemos algo que temer para 2012?

Los últimos en echar leña al fuego han sido la NASA y la Academia Nacional de Ciencias. En enero dieron un inesperado impulso a las teorías del profeta Joseph haciendo público un informe titulado Eventos de Tiempo Atmosférico Severo en el que advierten que nuestra civilización se ha hecho demasiado dependiente de los satélites y de la energía eléctrica, y que una «megatormenta solar» que impactará directamente contra nosotros podría deshabilitar muchos de nuestros sistemas básicos (GPS, internet, telefonía). Sus previsiones, publicadas en un momento de mínima actividad de manchas solares, curiosamente prevén un gran repunte, y por tanto, un momento de riesgo para nuestro cibermundo… ¡Alrededor de 2012!

Por si acaso, dicen, revisarán sus satélites. Y yo -escéptico- rescataré del trastero mi vieja máquina de escribir. Just in case!/ Javier Sierra

Profecías Mayas

El mundo maya se inició el 13 de agosto del año 3114 a.C. y terminará 5125 años después, es decir, el 21 de diciembre de 2012. En su sofisticado calendario, todas estas fechas se dividen en katunes, de aproximadamente 20 años cada uno. Por cada katún los mayas inventaron una profecía que se repetiría cada 260 años. En 1520 se cumplió el katún 13, cuando los españoles arribaron a las costas centroamericanas (en 1519, unos cuantos cientos de vasallos del extremeño Hernán Cortés acabaron con el 90% de los pobladores mayas) y se volvió a cumplir en 1776, durante la época de las revoluciones. «Esta es una época de colapso total donde todo se pierde. Es el momento del juicio de Dios», dice la profecía. La historia de la Creación maya, Popol Vuh, dice que hay grietas en la Vía Láctea que permiten entrar en el inframundo. Por allí, los demonios se introdujeron en el mundo de los vivos y retaron al Primer Padre a un juego de pelota. Lo decapitaron, pero sus hijos lograron vengarle en otro épico juego de pelota haciéndole resucitar. ¿Qué día? ¡Bingo! El 21 de diciembre de 2012./Jorge Barreno



¿ES CIERTA LA PROFECÍA MAYA DEL 2012? EL FIN DEL MUNDO DESMENTIDO POR LA NASA

Moonlanding.es

Como siempre, somos escépticos ante cualquier leyenda que carezca de base científica, y aunque la profecía Maya puede tener una ligera explicación “ancestral”, siempre es divertido desmentir estas leyendas con argumentos sólidos. La NASA (particularmente Mr. Yeomans, científico de investigación senior de la NASA) publicó hace unos días la respuesta ante las inquietudes de los usuarios que les escribieron. Un documento completo e interesante:

¿Amenazará algo a la Tierra en el 2012? Muchos sitios de Internet dicen que el mundo terminará en diciembre de 2012.

Nada malo va a pasar a la Tierra en el 2012. Nuestro planeta ha estado viviendo muy bien duante más de 4 millones de años, y los científicos reconocidos en todo el mundo no alertan de ninguna amenaza asociada con el año 2012.

¿Cuál es el origen de la predicción de que el mundo terminará en el 2012?

La historia comenzó con Nibiru, un planeta supuestamente descubierto por los sumerios, que se dirige hacia la Tierra.  Esta catástrofe fue inicialmente prevista para mayo de 2003, pero cuando no pasó nada de la fecha del fin del mundo se adelantó a diciembre de 2012.

¿El calendario maya acaba diciembre de 2012?

Así como el calendario que tienes en tu pared de la cocina no deja de existir después del 31 de diciembre, el calendario maya no deja de existir el 21 de diciembre de 2012. Esta fecha es el final del período de conteo maya largo plazo, pero entonces - al igual que el calendario empieza de nuevo el 1 de enero - otro largo período de conteo se inicia para el calendario maya.


¿Podría ocurrir un fenómeno donde los planetas se alinean de alguna forma para impactar con la Tierra?

No hay alineaciones planetarias en las próximas décadas, la Tierra no atraviesa el plano galáctico en el 2012, e incluso si estos alineamientos se produjeran, sus efectos en la Tierra sería insignificante. Cada diciembre la Tierra y el sol se alinean con el centro aproximado de la Vía Láctea, y es un evento anual sin ninguna consecuencia.

¿Hay un planeta o una enana marrón llamada Nibiru o Planeta X, o Eris que se acerca a la Tierra y que amenaza nuestro planeta con la destrucción global?

Nibiru y otras historias acerca de planetas descarriados son leyendas urbanas de Internet. No hay ninguna base objetiva para apoyar estas historias. Si Nibiru o Planeta X fueran reales y se dirigieran a un encuentro contra la Tierra en el 2012, los astrónomos los hubieran estado siguiento, por lo menos, durante la última década, y serían visibles a la vista. Obviamente, no existe. Eris es real, pero es un planeta enano similar a Plutón, que permanecerá en el sistema solar exterior, lo más cerca que podemos acercanos es aproximadamente a 4 millones de kilómetros.

¿Qué es la teoría del cambio polar?¿Es cierto que la corteza terrestre hace un giro de 180 grados de rotación alrededor del núcleo en cuestión de días?


Un cambio en la rotación de la Tierra es imposible. Exiten los lentos desplazamientos de los continentes (por ejemplo, la Antártida se encontraba cerca del ecuador hace cientos de millones de años) pero eso es irrelevante a la inversión de los polos de rotación. Sin embargo, muchos de los sitios web que hablan de los desastres se inventan y apoyan en esta falsa teoría para engañar a la gente. Afirman una relación entre la rotación y la polaridad magnética de la Tierra, que no cambia de forma irregular, con una inversión magnética que tienen lugar cada 400.000 años en promedio. Por lo que sabemos, una inversión magnética no causa ningún daño a la vida en la Tierra y es muy poco probable que suceda en los próximos milenios, de todos modos.

¿Corre la Tierra peligro de ser golpeada por un meteorito en el 2012?

La Tierra siempre ha estado sometida a los impactos de cometas y asteroides, pero pocos son de tamaño considerable. El último gran impacto fue hace 65 millones de años, y llevó a la extinción de los dinosaurios. Hoy los astrónomos de la NASA están llevando a cabo labor de encontrar cualquier asteroide de grandes dimensiones cercano a la Tierra mucho antes de llegar. Ya hemos determinado que no existe peligro de encontrarnos con un asteroidee tan grande como el que mató a los dinosaurios. Todo este trabajo se hace abiertamente con los descubrimientos publicados cada día en el sitio web de la NASA NEO Program Office, para que la gente pueda ver por sí misma que no hay nada que tenga planeado azotar la Tierra en el 2012.

¿Cómo se sienten los científicos de la NASA acerca de profecías del fin del mundo?

No hay evidencia creíble de ninguna de las afirmaciones que apoyan los eventos inusuales que tendrían lugar en diciembre de 2012.

¿Existe peligro con las tormentas solares gigantes previstas para 2012?

La actividad solar tiene un ciclo regular, con picos de aproximadamente cada 11 años. Cerca de estos picos de actividad, las erupciones solares pueden causar la interrupción de las comunicaciones por satélite, aunque los ingenieros están aprendiendo a construir electrónica preparada para estar protegida contra la mayoría de las tormentas solares. Pero no hay ningún riesgo especial asociado con el año 2012. El próximo máximo solar ocurrirá en el marco de tiempo 2012-2014 y se prevé que será un ciclo solar promedio, y no es diferente de los anteriores ciclos de la historia.

Como corolario a todo lo dicho, se habla de que el Apophis podría impactar con la Tierra dentro de unas décadas, como ya dijimos en uno de nuestros artículos, pero la probabilidad es mínima. Por lo que podemos estar tranquilos, o por lo menos hasta el 2012…

Edición a las 21,00 horas: Añado un artículo relacionado muy interesande que he visto en alpoma.net


2036

RUSIA CREARA TECNOLOGÍAS PARA EVITAR EL IMPACTO DEL ASTEROIDE APOPHIS EN 2036

Ideal.es

Apophis-1

Noticias EFE

Moscou, 30-12-2009

La agencia espacial rusa Roscosmos desarrollará tecnologías y aparatos para evitar el posible impacto del asteroide Apophis contra la Tierra en 2036, informó hoy su director, Anatoli Permínov.

"Los cálculos matemáticos demuestran que en este plazo es posible crear un aparato cósmico especial que permita evitar esta colisión sin destruir ni volar el asteroide", aseguró en una entrevista con la radio "La voz de Rusia".

"Nada de explosiones nucleares. Todo se hará de acuerdo con las leyes de la física", dijo sobre las técnicas que se emplearían para desviar supuestamente la trayectoria del Apophis, llamado por la prensa digital rusa el "asteroide asesino".

Permínov indicó que la lucha contra los asteroides y grandes meteoritos está entre los principales proyectos de Roscosmos y que la amenaza que representa el Apophis centrará próximamente una reunión del consejo científico de la agencia espacial rusa.

"Cuando la decisión se adopte, la anunciaremos. La amenaza de colisión puede ser neutralizada", manifestó.

Permínov adelantó que Rusia, previsiblemente, propondrá a la Unión Europea, Estados Unidos, China y Japón desarrollar conjuntamente este proyecto, para unir sus tecnologías y posibilidades en la lucha contra esa amenaza común.

"Está en juego la vida de mucha gente. Mejor desembolsar varios centenares de millones de dólares y crear juntos un sistema que permita evitar la colisión, que esperar pasivamente el impacto y la muerte de centenares de miles de personas", señaló.

El jefe de Roscosmos recordó que el Apophis (asteroide 2004 MN4), de 270 metros de diámetro, es tres veces más grande que el famoso meteorito de Tunguska, que en 1908 destruyó 2.000 hectáreas en Siberia.

En su camino hacia el Sol, el Apophis pasará en 2029 muy cerca de nuestro planeta, a una distancia de 30.000 kilómetros, inferior a la de los satélites geoestacionarios, y amenaza con impactar en la Tierra a su regreso, hacia 2036.

Ese impacto tendría un efecto devastador superior al de varios miles de bombas atómicas, lo que según algunos medios convertiría en desierto un territorio equiparable al de Francia.

La NASA estadounidense informó en octubre de que sus científicos habían reducido de manera considerable la posibilidad de que el Apophis impacte contra la superficie terrestre en 2036.

Esas posibilidades, que antes eran de una entre 45.000, son ahora de cuatro entre un millón, señaló entonces Steve Chesley, del Laboratorio de Propulsión a Chorro, en un estudio preparado para la División de Ciencias Planetarias de la Sociedad Astronómica de EEUU.

Un grupo de renombrados científicos y exploradores agrupados en la Asociación de Exploradores del Espacio instó a la comunidad mundial en noviembre de 2008 a desarrollar un mecanismo global para defender al planeta de posibles impactos devastadores de meteoritos.

Por su parte, el astronauta español Pedro Duque subrayó en abril pasado durante la Conferencia Internacional sobre Defensa Planetaria en Granada la necesidad de desarrollar la tecnología y los aparatos necesarios parar evitar que algún asteroide colisione con la Tierra.

Según el experto español Adriano Campo, la comunidad científica actualmente conoce sólo unos 5.000 de los hasta un millón de objetos celestes de entre 100 y 200 metros de diámetro que podrían colisionar con la Tierra.

Por tanto, la necesidad del estudio de estos objetos "debería ser una actuación prioritaria" para el conjunto de los países, señaló Campo, profesor de Física, Ingeniería de Sistemas y Teoría de la Señal de la Universidad de Alicante.EFE


VIDEO APOPHIS AMENAZA



Enlaces de interes:

Como sobrevivir al Fin del Mundo.

El Universo Primigenio – Las Primeras Estrellas

Asteroide Apophis